ITV de las caravanas: ¿Qué debo saber?

Sin duda alguna viajar en una autocaravana es una experiencia inigualable, pero cuando viajamos tenemos que tener en cuenta la seguridad si no queremos tener sustos. Esta seguridad pasa por tener la ITV al día con todos los elementos bien y en orden. Hoy os traemos un artículo acerca de autocaravanas para aclarar dudas relacionadas con la ITV de las mismas.

Lo primero que hay que saber es que no todas las autocaravanas están obligadas a pasar la ITV, estas son las que tienen un MMA menor de 750Kg. Del mismo modo, los remolques ligeros, no deben pasar tampoco la ITV, pero si los remolques pesados.

Los remolques que pesen más de 750Kg, deberán de pasar la ITV. La primera ITV que tienen que pasar será a los 6 años respecto a la primera matriculación y después cada dos años. Los remolques con pesos menores a 750 Kg no tendrán que pasar la ITV, pero debemos mantenerlas en buen estado para poder circular de forma segura.

En el caso de las autocaravanas, estas se rigen por las mismas normas que los turismos, esto es 4 años después de su primera matriculación se estrenarán en la ITV, que será cada dos años hasta que cumplan los 10 años, momento en el cual la inspección se debe realizar anualmente.

¿Qué miran en la ITV de una caravana?

Para poder pasar la ITV con una caravana, esta tiene que cumplir con una serie de requisitos técnicos que ahora pasaremos a desgranar. Evidentemente, de lo primero que harán es comprobar que toda la documentación de la misma esté en orden. Una vez comprobado, el técnico de la ITV se fijará en cuatro elementos principales. El primero será el enganche, se asegurarán de que este está en condiciones de soportar el peso de la caravana en circulación. Lo siguiente será la instalación del gas; en este caso, se fijará en e estado de la goma y en el respiradero. Aquí un inciso para recordarte que la goma caduca a los 4 años y que por seguridad deberás cambiarla en ese periodo y asegurarte de que cuando vayas a pasar la ITV esté en fechas para no tener problemas.

Los otros dos elementos en los que se fijará el técnico es en el estado de las ruedas y en el correcto funcionamiento de las luces de la caravana.

En el caso de las luces, la cosa no tiene mucho misterio, el técnico se asegurará de que todas las luces funcionan de manera correcta y de que no hay ninguna que está fundida o que no funciona, algo que puedes comprobar tu sin ningún problema antes de ir a la inspección.

Respecto a las ruedas, sabe que se van a fijar en el desgaste de las ruedas y en la fecha de fabricación de estas (igual ya lo sabías, pero si no saber que las ruedas tienen fecha de fabricación y que estas pueden «caducar»). Si las ruedas tienen más de 6 años, se recomienda cambiarlas para evitar tener algún problema a la hora de pasar la ITV.

Como ves, la mayoría de las comprobaciones que nos harán, las podemos hacer nosotros antes sin ningún problema, con lo que no hay que estresarse. Asegurate de que el freno de inercia efectivamente frena bien la caravana, aunque si no frenara seguro que te habrías dado cuenta ya antes, cada vez que estacionas la caravana.

 ¿Cuál es el precio de la ITV para caravanas?

Llegada la hora de pagar, dependerá de la comunidad autónoma en la que nos encontremos o en la que decidamos ir a pasar la ITV, nos saldrá más caro o más barato. Las autocaravanas suelen tener un precio bastante similar al de los turismos, mientras que las caravanas rondan entre los 30 y 60 Euros dependiendo de la comunidad en la que nos encontremos. ten en cuenta de que el precio por segundas inspecciones (cuando la primera fue desfavorable), será más cara, por ello tener en cuenta todo lo mencionado para no llevarse sustos.

Otro detalle importantísimo, es que no todas las estaciones de ITV están capacitadas para pasar la ITV a caravanas, con lo que hay que asegurarse bien antes de acudir a una, no queremos hacer un viaje para nada. Un truco para intuir si la ITV pasará la inspección a tu caravana, es fijarse si en los alrededores hay algún parque de caravanas, pero lo más sencillo es llamar o mirar por internet para asegurarse.