fbpx

Platos de ducha para furgoneta cámper

Contar con un plato de ducha, perfectamente instalado, en el interior de una furgoneta cámper es todo un lujo. Y no hablamos solo de las ventajas que nos supone poder ducharnos, sea verano o invierno, sino, como veremos más adelante, del elevado coste total de la instalación.

Evidentemente, nos referimos a una instalación profesional bien rematada y totalmente funcional, no al típico recipiente de quita y pon para recoger el agua, alimentado por una simple manguera que nos ducha por efecto de la fuerza de la gravedad.

También existen otras soluciones para la ducha que últimamente están teniendo muy buena aceptación como por ejemplo las cabinas en aluminio o en alguna resina con la que se consigue que sea mucho mas estanco. Se suelen fabricar todo de una pieza techo y parte inferior. Suelen ser cabinas también muy ligeras y aguantan muy bien las vibraciones.

Características que debe tener el plato de ducha de una cámper

Aparentemente, debería de servir cualquier tipo de plato de ducha convencional. Pero no es así, ya que en una cámper se presentan ciertas circunstancias que no hacen aconsejable el uso de platos de ducha de material cerámico.

Durante la circulación, en cualquier vehículo se producen vibraciones y tensiones dinámicas. Y en una furgoneta más, ya que su longitud es un factor que agudiza esos fenómenos. Por lo tanto, el plato de ducha no puede ser totalmente rígido.

Es decir, habremos de escoger platos de ducha fabricados en plástico ABS o en otras resinas sintéticas que no sean tan rígidas y quebradizas como las cerámicas.

Esto no nos supondrá ningún sobrecoste adicional, sino un ahorro, ya que este tipo de platos de ducha son más baratos que los cerámicos.

¿Sabías que ofrecemos asesoramiento gratuito durante toda la reforma? 😉

Contacta con nosotros, estaremos encantados de ayudarte o resolverte cualquier duda.

Cuánto cuesta instalar un plato de ducha en una cámper

El siguiente análisis de costes se refiere a una instalación completa, incluyendo un pequeño calentador de agua y un recinto independiente para aislar el plato de ducha del resto del habitáculo.

Para realizar el presupuesto hemos elegido los materiales más económicos, por lo que en caso de utilizar platos de ducha, calentadores y depósitos de mayor calidad o envergadura, los costes de estos pueden fácilmente duplicarse.

Coste de los materiales

  • Un plato de ducha de un metro cuadrado de superficie útil: 90 €
  • Un pequeño depósito de suministro de agua limpia: 75 €
  • Un calentador de agua con tanque pequeño: 130 €
  • Una bomba de agua: 85 €
  • Un vaso de expansión: 20 €
  • Una válvula anti retorno: 15 €
  • Una depósito de recogida de aguas grises: 75 €
  • Una alcachofa de ducha: 15 €
  • Dos llaves de paso: 20 €
  • Un desagüe y sus elementos auxiliares: 25 €
  • Tuberías, abrazaderas y otros materiales de montaje (adhesivos, aislantes, etc.): 150 €
  • Recinto de ducha independiente con puerta: 200 €

Importe mínimo de los materiales: 900 €

Coste de la mano de obra

Un profesional que sepa lo que se lleva entre manos y que se encargue de instalar y ajustar todos y cada uno de los materiales indicados, invertirá, cuando menos, 20 horas de trabajo para que todo quede debidamente rematado.

Y por mucho que busquemos, no encontraremos a ningún montador autorizado que nos cobre menos de 30 euros por hora. Conque la mano de obra no bajará, en ningún caso, de los 600 euros.

Otros costes añadidos

En el estudio de costes no hemos incluido la modificación del circuito eléctrico, ya que tendremos que incluir baterías adicionales para calentar el agua y reacondicionar el sistema de cableado y control eléctrico de la cámper.

Pongamos otros 200 euros adicionales por ese concepto.  A todo ello, deberemos añadir los costes sobreañadidos que suponen las homologaciones de algunos elementos, como el depósito de agua limpia (si lo montamos sobre el techo de la cámper) o el depósito de aguas grises. Otros 100 euros más, como mínimo.

La conclusión es que, en siendo muy optimistas, habremos de gastar no menos de 1800 euros para disponer de una instalación con plato de ducha mínimamente  aceptable.

Y tengamos en cuenta que el presupuesto se refiere a una instalación muy básica, capaz de proveer agua moderadamente caliente para dos o tres personas, siempre que las duchas se efectúen de manera muy rápida.

¿Es factible instalar por nuestros propios medios un plato de ducha en una cámper?

Salvo que seamos unos manitas que dominemos las técnicas de fontanería y electricidad, lo cierto es que la instalación de un plato de ducha en una furgoneta cámper es una operación larga y compleja.

El riesgo de fallos de funcionamiento (problemas de bombeo de agua o de desagüe) y fugas no es desdeñable. No olvidemos que también podemos tener problemas posteriores de homologación.

En internet podemos encontrar algunos tutoriales para realizar el montaje por nuestra cuenta. Hemos visto varios de ellos y seamos sinceros: ninguno de ellos será útil para quienes no tengan sobrada experiencia en bricolaje, electricidad y fontanería.

Por lo tanto, nuestro consejo es que nos pongamos en manos de un profesional especializado en camperizaciones, debidamente dado de alta y autorizado: es importante que nos emita una factura por los trabajos realizados, a fin de disponer de un soporte legal que nos permita reclamar en caso de fallos funcionales o dificultades durante el proceso de homologación de la instalación.

Abrir WhatsApp
¿En que podemos ayudarte?
¿Necesitas más información para homologar tu vehículo?